El cine es Arte… That is the question

   SEPTIMO ARTEMe agrada ver como finalmente el IVA en el arte ha bajado, pero me entristece comprobar que el cine sigue sin considerarse un arte, al igual que se han olvidado del teatro, la danza y la música; que luchan por sus derechos sin ser escuchados. Seguramente es un primer paso para ir cambiando las cosas y admitir, sin decirlo en voz alta, que erraron apretando más y más a unos sectores que de por sí ya están bastante “jodidos”. Y de paso más de un Ministro se asegura no tener que sufrir abucheos e improperios durante la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (Arco 2014 – Del 19 al 23 Febrero), evitando bochornos, a los que ya está acostumbrado el Ministro Wert, como el sufrido durante la entrega de Premios Forqué de cine, que dicho sea de paso, fueron “censurados” por la televisión pública que pagamos todos, acto reprochado al instante por la presentadora del acto, Ana Morgade.

   Pero volvamos al tema del post… ¿es Arte o no el cine? Considero que lo primero que tendría que hacer nuestro Ministro de Cultura es pasarse por la RAE y ver la definición de cine: Técnica, arte e industria de la cinematografía. Y lo segundo sería pasarse por la web de Recursos de Educación, a cargo del Ministerio de Educación,  y leerse donde se habla de El cine como Arte. A partir de aquí que se vaya al despacho del Ministro Montoro (Hacienda y Admistraciones Públicas) y que ambos actúen en consecuencia. Además deberían tener en cuenta el ensayo de Ricciotto Canudo, considerado el primer teórico del cine, quien en 1911 publicó el “Manifiesto de las Siete Artes, en el cual acuña por primera vez el término “Séptimo Arte” para referirse al cine, considerándolo “artes plásticas en movimiento”.

   Evidentemente, entender el cine como arte, o el teatro, o cualquier otro tipo de expresión artística, es completamente subjetivo. Para muchos, hoy en día, el cine sólo se puede entender como arte si se habla de cine experimental, independiente o de arte y ensayo. ¿Por qué? Pues porque el cine hace muchos años se convirtió en una gran industria que busca el entretenimiento y no el despertar y/o desarrollo de una profunda reflexión de aquellos que lo consumen; por lo menos en un alto porcentaje. Pero tal vez no se tiene en cuenta que el cine ha evolucionado, proporcionando a los consumidores lo que en mayor porcentaje se demanda. No se puede demonizar al cine por buscar entretener y obtener beneficios, ya que los pintores, escritores…; buscan lo mismo. Con lo cual es de cajón ser conscientes que al igual que no toda película se puede considerar una obra de arte, lo mismo sucede con los libros, pinturas… Por ejemplo, por qué la película “Los juegos del Hambre” (por poner un caso extremo) no se puede considerar arte y sin embargo si se considera como tal una obra expuesta en el Guggenheim, donde un señor ha dibujado en una hoja cuadriculada un hombre a base de palos y una caja cuadrada con círculos que pretende ser un coche. Esto lo hace un niño y la reflexión a la que me aboca es nula. ¿Eso quiere decir qué no es arte? Depende como se mire y de quien lo mire.

   Lo que de momento queda claro es que el aval de Séptimo Arte ya no cuenta para considerar al cine como tal, pero se tendría que tener en cuenta que el cine se mueve al ritmo de la sociedad, de la cultura, en general. Ofrece lo que se demanda, de ahí su éxito. Sabe adaptarse a los tiempos, tal como siempre ha hecho. No necesita hacer algo bello, que levante pasiones, para atraer a las masas, ni necesita jugar con falsos intelectualismos para llamar la atención de nadie. Deberíamos pensar, reflexionar, dónde están los límites para considerar algo como arte y dónde están los límites del arte, tal como hizo Marcel Duchamps el día que decidió exponer un urinario (“La Fontaine” 1917) sobre una peana y dejar a la concurrencia boquiabiertos.

   De momento, esperemos que nuestros ministros también reflexionen y antes de los Goya decidan bajar el IVA en el cine. No sé si lo saben, que imagino que sí, pero están haciendo mucho daño a la industria en general, especialmente a los exhibidores. Es fácil decir que con una bajada de precios en los cines todo se soluciona y recordar el éxito de la “Fiesta del Cine”, pero si te suben los impuestos y además bajan tus ganancias generales, de qué vives. Esto ya es otra historia… para otro momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conóceme, Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s