La astronómica cifra que te puede costar los derechos de una canción… para un corto!!

   propiedad-intelectualSirva el post de hoy para hacer eco de la carta del periodista y cineasta Javier Giner, realizador del corto “El amor me queda grande”, a quien “Ediciones Musicales Clipper’s” le pidió unas cifras astronómicas por usar una de sus canciones. Evidentemente todos queremos ganar dinero con nuestro trabajo, pero algunas cifras resultan tan exageradas, que creo que algunos no piensan lo que piden. A veces sería mejor ceder derechos gratuitamente para dar a conocer tus productos e incluso firmar un contrato para recibir una cantidad acorde a los beneficios obtenidos por el corto donde han usado tu canción. Hay muchas maneras de hacer las cosas… pero casi siempre tiramos por el camino más absurdo.

   Aquí os dejo la carta…

   “Escribo esto con rabia, sí. Pero también con unas inmensas ansias de justicia y de que se sepa.

   Ediciones Musicales Clipper’s, empresa que gestiona derechos editoriales musicales, tras meses (sí, meses) de negociación, tras cantidades de acuerdos por email, que luego “mágicamente” cambiaban y se ampliaban (monetariamente hablando), tras jugar-manosear con la ilusión-ganas y tiempo del equipo de El Amor Me Queda Grande, pretendían que un cortometraje español (no hace falta ser un premio nobel para saber el poco recorrido comercial que tienen los cortos, que si consiguen amortizar la inversión ya es toda una alegría) desembolsásemos 24.200€ (10.000€+IVA en derechos editoriales/10.000€+IVA en derechos discográficos) para el uso del “Qué será, será” (versión de Pink Martini) en nuestro corto.
Eso tras meses de negociación, con un elegante “lo tomas o lo dejas” y ahí te las veas. Empresas que no tienen en cuenta nada más allá que lo estrictamente financiero y a las que les importa bien poco los créditos personales que puedas tener que pedir para hacer frente a sus inmorales-mafiosos requerimientos. Luego se quejarán de la piratería (a la cual me opongo, que quede también claro).

   Mi respuesta final, como la suya, ha sido mandarnos mutuamente al carajo. Y yo, a estas alturas, me dispongo a que mi maestro Mariano Marín me componga una banda sonora para ese momento en el que iba una canción que “ya teníamos apalabrada”, de no ser por la avaricia sin fin de unas personas a las que ni siquiera ponemos cara. Me he despedido de la única forma que sé: asegurándoles que, si tengo la suerte de poder continuar haciendo cine en un futuro, NUNCA-JAMÁS pondré una de las canciones de su catálogo en una de mis producciones.”

   Mientras la cultura esté en manos de puros financieros como estos, mal vamos.

   Artículo original aquí

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conóceme y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s