El Cosmonauta – Crítica

El Cosmonauta   Hace una par de semanas se llevó a cabo el estreno mundial de “El Cosmonauta” en el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), a través de Internet, DVD/USB y en Canal+ Xtra. Se trata de una película dirigida por Nicolás Alcalá, tras cuatro años de trabajo en un proyecto transmedia financiado a través del crowdfunding por más de 4500 personas que ejercen de productores gracias a sus aportaciones.

   “El Cosmonauta” nos explica la historia de Stas y Andrei, dos cosmonautas soviéticos que se encuentran en el centro de entrenamiento para llevar a cabo misiones espaciales. Allí conocerán a Yulia, estableciéndose entre los tres una relación de amistad-amor. Pronto Stas será enviado a la Luna en una misión secreta, pero en el viaje de regreso a la Tierra se producirán una serie de contratiempos. A partir del aterrizaje viviremos dos historias entrecruzadas. Por una parte la de Stas que consigue regresar sano y salvo pero encontrándose una Tierra vacía; y por otro lado la de Andrei y Yulia que esperan el regreso de su amigo, para acabar descubriendo un final esperado tras conseguir aterrizar.

   Estamos ante una película difícil de ver para la mayoría de espectadores, quienes ven películas para divertirse y no para aburrirse, aunque la película tenga una fotografía excepcional, a cargo de Luis Enrique Carrión; o se trate de poesía visual. El ritmo es lento, aunque adecuado a lo que la historia nos quiere explicar. Y el uso del flashback es abusivo aunque idóneo. Esto es contradictorio, pero esta película gusta o no, dejando a un lado las medias tintas. A mí personalmente me ha gustado, pareciéndome un ejercicio cinematográfico interesante, a tener en cuenta, y del que muchos creadores deberían aprender. La película desborda talento por los cuatro costados, tal vez demasiado talento que no ha sabido llevarse por el buen camino, ya que la actuación de los protagonistas cojea un poco, en especial la de Max Wrottesley, actor que desarrolla el papel de Andrei.

   Finalmente, a modo de elogio, decir que si el director en lugar de llamarse Alcalá se hubiese llamado Clooney, “El Cosmonauta” habría llegado a muchos más espectadores y seguramente incluso habría entrado en la carrera por premios muy importantes a nivel internacional. Pero en lugar de eso, la película realizará su vuelo y tarde o temprano tendrá que aterrizar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CritiKas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s