Home Sweet Home – Crítica

home sweet home   Toda película tiene sus cosas positivas y en esta ocasión lo mejor de “Home Sweet Home” es que dura poco y la tortura acaba pronto. David Morlet (Mutants – 2009), el director, nos explica la historia de una joven pareja que regresa a su casa y se ve atrapada junto a un despiadado psicópata. Partiendo de esta premisa, la película se inicia con más de 15 minutos insoportables para presentarnos al loco asesino, quien entra en la casa, la inspecciona y prepara el recibimiento de sus víctimas. El director comparte con nosotros su sapiencia a la hora de mostrarnos diferentes tiros de cámara en los cuales se las ingenia, cada vez de manera más absurda y cansina, para no mostrarnos el rostro del asesino, que todo sea dicho de paso, si lo viéramos tampoco pasaría nada porque hasta el final no conoceremos su identidad, aunque nos la podamos imaginar. Pero tendremos que esperar al desenlace de la historia para ver como se quita una inquietante máscara que se coloca antes de empezar su trabajo.

   Las víctimas son Adam MacDonald (Boardwalk Empire – TV 2010) y Meghan Heffern (Old Stock – 2012), quienes forman un insulso matrimonio, con feeling cero, patéticos y poco inteligentes, capaces de guardar, en una caja fuerte, una pistola con candado de seguridad, cuya llave guardan dos pisos más abajo. No es que merezcan morir, ni mucho menos, pero acabamos empatizando más con el asesino que con las víctimas, que ya es un decir.

   El guión es totalmente previsible y pasa lo que todos esperamos que pase. No hay sorpresas, ni tensión, y el ritmo decae en algunas escenas que parecen sacadas de “Viernes 13”, donde podemos ver al asesino al final del pasillo, tranquilo y parsimonioso, consciente de que conseguirá acabar con sus víctimas sin tener que alterarse. Además cuenta con un arsenal con el que ya hubiese soñado más de un loco asesino.

   Si os gustan este tipo de películas, no perdáis el tiempo viendo “Home Sweet Home”. Mejor decantaros por “Funny Games” (Michael Haneke – 1997 / 2007) o “Secuestrados” (Miguel Ángel Vivas – 2010).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CritiKas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s