The Dinosaur Project

The_Dinosaur_ProjectAquí tenemos otra “found footage movie” o lo que podríamos traducir como otra película de metraje encontrado. A partir de unos discos duros que son hayados dentro de una mochila, se nos explica como en 2011 la Sociedad Criptológica de Inglaterra envía una expedición al Congo para encontrar a Mokèle-mbèmbé, que viene a ser el Monstruo del Lago Ness pero en versión africana. A partir de la recopilación y posterior montaje del contenido de las cintas, vemos como los expedicionarios no sólo llegan a toparse con Mokèle, sino con otros peligros que nos lleva a preguntarnos si realmente han desaparecido los dinosaurios. La premisa de la película no es nueva y toma inspiración de películas tan conocidas como “Jurassic Park” (Steven Spielberg – 1993), “Congo” (Frank Marshall – 1995); de otras no tan recordadas como “Baby, el Secreto de la Leyenda Perdida” (Bill WL Norton – 1985); y como no, de la fantástica obra literaria “El Mundo Perdido” (Conan Doyle – 1912). Los personajes a priori pueden resultar interesantes, pero a los 10 minutos de película te das cuenta que son encefalogramas planos que no van a evolucionar mucho más allá de lo que ya podemos  ver: nos encontramos con un héroe que intenta ser un Indiana Jones que ni tan siquiera llega a Allan Quatermain, con su hijo rebelde que es el listo del grupo y con el malo del grupo que te lo ves venir sólo empezar la película. El resto, simple comparsa, carnaza para los simpáticos dinosaurios, que todo sea  dicho de paso, no están mal del todo; aunque la primera vez que aparecen los criptólogos no son ni capaces de darse cuenta que están siendo atacados por lo más parecido a un dino vivo que han visto en sus vidas. Todo esto hace que la película no pase de un aprobado justo o poco más y que me pregunte como consiguió ser nominada como mejor película (Sección Panorama) del Festival de Sitges. Tengo que reconocer que la película no me habría disgustado del todo, como puro entretenimiento, si el guión hubiese estado algo mejor trenzado, pero llega un momento en que todo corre tanto, por no decir que roza en considerar la estupidez del espectador, que es increíble la facilidad que tienen para encontrar el “refugio” de los dinosaurios, para parecer muertos ante ataques de inmensos monstruos y reaparecer vivos sin ver como ni tan siquiera han escapado, para perderse y reencontrarse los unos con los otros en medio de una selva desconocida… En el fondo esto es lo que acaba de matar a la película y no Mokèle-mbèmbé, que por cierto, apenas deja verse. (Trailer).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CritiKas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s